viernes, 8 de mayo de 2009

LA LEGITIMIDAD DEL ABORTO TERAPEUTICO



Hace dos semanas en Ética Profesional I, nos mandaron a realizar un trabajo individual sobre el tema del Aborto Terapéutico. Supuestamente la sola opinión personal bastaba para un texto bien logrado, sin embargo al parecer mi perspectiva sobre el tema no dejó muy convencido al profe , el cual no hayo nada mejor que ponerme un 4,5 (como si los cuatros no me llovieran en el año...) Nunca sabré si la nota fue por redacción, por orden o simplemente por que no le cayó bien mi visión.

No hay nada peor que siendo Agnóstica te toque de académico un cura, no es nada contra los curas, pero es chocante ver cuando manifiestan cosas que en tu conciencia ya están bastante claras que van hacia otro lado. Por ejemplo, hoy para la prueba de Ética nos hicieron leer una guia sobre la persona humana y su dignidad, uno de los aspectos mas "destacables" versaba sobre el "Síndrome" del homosexualismo, tratado como una anomalía y de la cual incluso podría ser peligrosamente hereditaria. No se de donde habrá sacado eso el caballero, pero es lo que lamentablemente, después de años de luchas contra la discriminación, uno se encuentra en textos, supuestamente llamados universitarios.

Acá les presentó mi "gran" informe sobre el Aborto Terapeutico.

Dato aparte: me dio risa a mi misma lo bien que traté a Matilda Svensson XD, pero en este caso se lo merecía.

----------------------------------------------------------------------------------

Si bien es cierto, la vida humana se debe proteger, mas aun aquella en que sus individuos se encuentran en su máximo grado de indefensión, sin embargo entra la duda cuando esta protección trae consecuencias colaterales mucho más nocivas que su efecto principal.

En relación a lo que entendemos por Aborto, nos podemos encontrar con diferentes conceptos, el mas genérico lo revisamos en el diccionario la Real Academia Española, el cual lo define como la interrupción en forma natural o provocada, del desarrollo del feto durante el embarazo. No obstante esta descripción se contrapone con la ciencia exacta, por ejemplo, la embriología, la cual lo cataloga como la interrupción del embarazo antes de que el feto sea viable ex utero . Si tomamos esta última posición ¿es posible sostener que sea un aborto, aquel que interrumpe el embarazo cuando el feto no es viable in utero ni ex utero?

El problema más polémico está en tratar de definir el Aborto como algo terapéutico, ¿Qué entendemos por este concepto? ¿Hasta donde puede llegar su alcance?.

El artículo 119 del Código Sanitario contemplaba una causal especial de justificación en los siguientes términos: “Sólo con fines terapéuticos se podrá interrumpir un embarazo. Para proceder a esta intervención se requerirá la opinión documentada de dos médicos cirujanos”. Esta disposición fue modificada en 1989, eliminando la posibilidad de considerar lícito el aborto realizado con estos fines ¿Pero que pasa cuando la vida de la madre esta en peligro? Para la iglesia, éste no seria considerado como terapéutico pues se estaría partiendo de la base, que la vida de la madre es más valiosa que la del feto, algo que para ellos, es apreciado como arbitrario y falso, declarando que todos los seres humanos poseerían la misma dignidad y valor. Sin embargo lo que la iglesia no se pregunta es ¿Qué pasaría si esa madre tiene además otros hijos que alimentar? ¿Es valido que ella muera, en desmedro de sus otros hijos? Mi pensamiento es que no, de hecho me atrevería a invertir la afirmación de la iglesia preguntándome si ¿Acaso la vida del feto, es bajo su opinión, mas valida que la estabilidad de los otros hijos?.

Otro problema que se une con el anterior, es el de aquellos casos en que aún hallándose el feto sin vida, no se estime la posibilidad de retirarlo del cuerpo de la madre, dado que la medicina en nuestro país, se encuentra con la limitante, de que al hacerlo, se estaría infringiendo la legislación nacional. Conocido es el caso de la Sra Matilda Svensson , mujer joven, la cual sabiendo que dos de sus hijos gemelos yacían fallecidos en su vientre, tuvo que esperar semanas para que los facultativos pudieran practicarle un parto natural, algo que indudablemente fue nefasto tanto para su salud como para su pesquis.

En relación a lo ya mencionado, es menester advertir que según datos de Organización Panamericana de la Salud, de los 193 países miembros de Naciones Unidas, el 97% (188) permiten el aborto terapéutico, ya sea para salvar la vida de la mujer embarazada o para preservar su salud física y/o mental. Chile es una excepción, al igual que El Salvador, Ciudad del Vaticano, Honduras y Nicaragua. Cifra que a mi parecer, no debemos sentirnos orgulloso

En legislaciones comparadas aceptan la idea de realizar estas prácticas abortivas ya sea por razones, eugenésicas, éticas y socio-económica. ¿Es posible que tales razones sean consideradas como terapéuticas? Personalmente creo que mi respuesta es afirmativa en solo ciertos casos, el ejemplo mas clásico es aquel cuyo embarazo se produce producto de un ataque sexual. Es cierto que la criatura no es la culpable de aquel horrendo acto, pero también es entendible que seguir con su estado, seria provocar a la victima una nueva afrenta de la cual a la larga el único perjudicado seria la misma criatura.

El tema más complejo a mí parecer esta en relación al aborto por motivos eugenésicos, el cual tiene por objeto prevenir el nacimiento de descendientes respecto de quienes se tiene certeza que, por cuestiones hereditarias u otras circunstancias, presentarán notables anomalías . Si aceptamos lo anterior, estaríamos entrando en un campo que la sociedad ha tenido latente por décadas, el tema de los “Hombres como seres perfectos”. El libro un Mundo Feliz de Aldous Huxley, nos muestra una sociedad paradisíaca, en donde no existen prohibiciones, enfermedades, dolor ni vejez. Algo probablemente posible en un futuro lejano, sin embargo considero que la vía para llegar a esta mal llamada “Realidad ideal” no va de la mano con algo tan tajante como el aborto y menos que éste sea considerado como terapéutico, postular lo contrario significaría entrar en la misma hipótesis que tuvo gente como Adolf Hitler el cual en algún momento pretendió una suerte de “Limpieza Racial” hacia aquellos que no consideraba sus pares. Siguiendo esta línea ¿Acaso un niño por no poseer una de sus extremidades es menos humano que otro considerado socialmente como “normal”?.

Mi conclusión es que si soy partidaria del Aborto terapéutico, pero solo en el caso que el Estado u otros organismos a cargo, delimiten en forma certera los campos en que este pueda tener su alcance, siempre mirando y respetando la dignidad humana.

3 comentarios:

  1. hola Daniela.
    Me has dejado frio la verdad es un tema polemico eso del aborto, pero te has dado cuenta de que siempre los que salen a hablar de que no se debe abortar (por ningun motivo) son hombres osea politicos, padres(curas) o cualquier entidad masculina que de hecho no va a decidir por una mujer, porque seria ilogico que un hombre que nunca se va a embarazar sepa si abortar o no al niño que tiene en su vinetre por un embarazo no deseado o por una violación , los hombres no sabemos lo que las mujeres piensan en ese momento, es facil decir aborta o no aborta pero al final la decidion la tiene la mujer porque es su felicidad, su vida y su dignidad.
    Yo si estoy deacuerdo con el aborto por violación, porque si te pones a pensar a la madre afectada le vas a dejar un trauma de por vida porque cada vez que ella vea al niño vera la cara de su agresor en él y eso puede hacer que ella y su hijo no tengan una convivencia normal seria una relacion carente de amor.

    ResponderEliminar
  2. Sip, totalmente de acuerdo Alex, se he sabido que los niños que nacen producto de violaciones, siempre resultan maltratados, a la larga es peor para ellos.
    Y si, eso de que sean solo hombres los que critiquen, tambien lo he meditado, es muy extraño, pero no es culpa de ellos, es culpa de nosotros mismas que al parecer dejamos que un sexo extraño controle algo tan importante para nosotras.

    ResponderEliminar
  3. Me parece espectacular el ensayo que hiciste sobre la legitimidad del aborto. Estoy muy de acuerdo contigo. Te escribo y te saludo desde Buenos Aires. Que estés bien, no dejes que te censuren o te malcalifiquen tus trabajos mientras estos valgan y sean así de buenos.

    ResponderEliminar